Make your own free website on Tripod.com

Un Alimento Completo

 

     Existe en parte de la sociedad una falsa percepción acerca del valor nutritivo de hamburguesas y medallones de carne asignándoles, injustamente, el rótulo de “comida chatarra”, cuando en realidad contienen todos los nutrientes necesarios para el organismo. Logicamente no sería bueno alimentarse sólo de este tipo de platos, como tampoco lo sería comer solamente fruta, por muy saludable que esta fuera.

     La hamburguesa es un producto elaborado en base a carne picada, con el agregado de sal, un resaltador de sabor (glutamato de sodio), y un antioxidante (ácido ascórbico más conocido como Vitamina C). Su contenido de grasa no puede exceder el 20% y, como indica el Art. 330 del Código Alimentario Argentino, debe utilizarse sólo carne picada y no está permitido el uso de menudencias, ni la utilización o agregado de colorantes.

     El medallón de carne, por su parte, es un producto cuya diferencia principal con la hamburguesa es que además de carne puede llegar a contener agregados como proteínas de origen vegetal (generalmente soja) y saborizantes.

     Los alimentos tienen tres atributos de calidad principales: la inocuidad, la calidad nutricional y lo que se denomina la calidad sensorial. Los consumidores solemos prestar demasiada atención a esta última: “esto está rico”, cuando para nuestra salud, este atributo es en realidad, el último que importa. Primero están los otros dos: que no nos haga mal y que sea un producto nutritivo.

     La hamburguesa es una comida extremadamente bien balanceada. Un pedazo de pan, con carne, vegetales y eventualmente queso es indiscutiblemente un buen alimento, bien balanceado en grasas, calorías, proteínas, vitaminas y minerales. Además, tiene un alto valor biológico por su alto contenido en proteínas de origen animal de óptima calidad, en hierro hemínico (este es el que mejor se absorbe en el organismo (15%) a diferenicia del que tienen las legumbres, que es el no hemínico y cuya absorción es muy pobre (alrededor del 5 %))y en vitaminas del grupo B.

         Para asegurar la calidad final de un producto no solamente se deben seguir procesos determinados en su elaboración, sino que, fundamentalmente, la materia prima debe ser de primera calidad. Las hamburguesas están compuestas básicamente de carne picada, y por consiguiente su calidad depende en gran medida de la carne que se utilice para picar. Las empresas líderes controlan y auditan permanentemente a sus proveedores y elijen cortes de exportación para que el producto final responda al standard de sus marcas.

 

Volver