Make your own free website on Tripod.com

Profesionalismo gastronómico

 

     El mercado de la hamburguesa es muy profesional, desde los frigoríficos líderes hasta las tres principales cadenas de fast food de la Argentina, cuyos empleados son entrenados especialmente en la manipulación de alimentos. Por ejemplo el protocolo de higiene exige un lavado de manos cada hora con un gel y un jabón germicida especial y antes de preparar un alimento se debe limpiar el sector (eliminación de la suciedad) e higienizarlo (eliminación de bacterias y gérmenes).

     Con respecto a la cocción, Christian Galdeano, Gerente General de Mostaza, única cadena entre las líderes que es completamente nacional nos informa que “en nuestros locales exigimos que las hamburguesas lleguen a 75 °C (4° por encima de la temperatura necesaria para destruir toda bacteria) y usamos parrillas de acero rectificado. Nuestra política es no tener excesivos productos en el gabinete de reserva (transfer), para que los mismos salgan calientes y frescos. Nuestro mercado es superprofesional y por ese motivo un empleado que egresa de él es buscado por el resto de los lugares gastronómicos”.

     A los estrictos controles propios de las cadenas para garantizar la cadena de frío y la higiene, se suman los controles efectuados por los gobiernos y por los shoppings, lo que garantizan al consumidor la seguridad de su añimentación.

 

Volver